Rejuvenecimiento sin Cirugía:


La piel envejecida se puede mejorar con radiofrecuencia, con lipofilling de grasa o con plasma rico en plaquetas según sea el tipo de piel y el grado de daño que tenga. También la calidad de la piel se mejora con distintos tipos de cremas y tratamientos cosmetológicos. Cuando el paciente tiene una piel con manchas o con un grado de envejecimiento moderado, los micropeels le devuelve la tersura perdida. Cuando el grado de envejecimiento es muy marcado y hay arrugas profundas en los labios y el mentón, un peeling profundo o con el láser suele dejar una piel lisa y un resultado muy duradero de varios años. Cuando la piel tiene surcos o depresiones, las inyecciones de ácido hialurónico suelen rellenarlas, realzando igualmente el reborde orbitario o los pómulos y así pasan a ser muy poco visibles durante meses. La colocación de Botox relaja los músculos, que para el rejuvenecimiento mejora las arrugas de la frente o de la patas de gallo y del entrecejo, así también de las cuerdas o retracciones musculares de la parte anterior del cuello. La combinación de ellos con cremas y tratamientos cosmetológicos hace a un resultado más completo.



Nuestras Prácticas