Inyecciones de Botox y Relleno:


Toxina Botulínica - Botox®

La toxina botulínica tipo A es un tratamiento muy seguro que ofrece excelentes resultados para atenuar las arrugas del rostro.
La marca comercial más conocida en el mundo de toxina botulínica cosmética es Botox®.
Existen 2 tipos de arrugas, las estáticas y las dinámicas, las primeras no se modifican con los gestos, permanecen en todo momento y no son corregidas con Botox®️, son arrugas de larga data que necesitaran un tratamiento quirúrgico para su resolución. En cambio las dinámicas, son arrugas que se producen cuando el músculo y la piel que lo acompaña se contraen; son incipientes y en ellas podemos aplicar Botox®️ tanto para rejuvenecer como para prevenir su inevitable progreso a estáticas.
Es por esto que se recomienda comenzar a aplicarse Botox®️ con la aparición de las primeras arrugas y no una vez que estas están avanzadas. Los pacientes tratados tienden a retrasar la aparición de nuevos surcos de expresión mucho más que los que nunca se aplicaron esta sustancia.
Se aplica debajo de la piel de la zona que se desea tratar, produciendo la relajación de los músculos en esa área, efecto que se traduce en una disminución de las arrugas, determinando así un aspecto más joven de la piel del rostro.
El tratamiento es ideal para las arrugas del tercio superior de la cara (frente, entrecejo y “patas de gallo”) y tiene una duración temporal, entre 4 a 6 meses, lapso después del cual debe replicarse el producto.
Botox® es un tratamiento simple, prácticamente indoloro, sin contraindicaciones ni reacciones adversas, siempre y cuando sea aplicado por un profesional médico capacitado y en el ámbito de un consultorio con todas las medidas de bioseguridad necesarias.

Relleno con ácido hialurónico

El ácido hialurónico es un componente esencial en nuestra piel, ya que por sus propiedades permite hidratarla, otorgarle firmeza y humectarla. Es producido naturalmente por el organismo pero cuando envejecemos, vamos perdiendo la capacidad de producción del mismo y la sustancia se va degradando de forma que disminuye la retención de agua, se reduce el volumen y aparecen las arrugas estáticas que dan al rostro una apariencia envejecida y cansada.
Principales usos del ácido hialurónico en estética:
Surcos nasogenianos:

Son las arrugas que aparecen entre la nariz y los laterales de la boca. El constante movimiento con la boca, la pérdida de colágeno y elastina, entre otros factores provoca que se marquen estas arrugas con distintas profundidades. Esta condición puede acentuarse con el paso del tiempo al disminuir el tono muscular de la parte inferior de la cara.
Con el ácido hialurónico se consigue rellenar suavemente y de manera natural el surco estimulando además la producción de colágeno.
Arrugas Faciales: El relleno también sirve para tratar distintas arrugas faciales como las que aparecen en la zona peribucal pero está sujeto al análisis por parte de un miembro del equipo médico.
Ojeras: Factores como la predisposición hereditaria, el estrés y el cansancio mismo, favorecen la deshidratación de los tejidos y dilatación de los vasos sanguíneos, lo que provoca un aspecto marcado y oscuro generando la ojera.
El ácido permitirá reducir y rellenar el contorno del ojo y la producción del colágeno.
Relleno en Labios: En estética, este es uno de los tratamientos más demandados por pacientes. El resultado que se consigue con el relleno de labios son labios con mayor volumen, con una forma más uniforme y con mejor hidratación.
El resultado y efecto del tratamiento tiene una duración aproximada de hasta un año de acuerdo a cada paciente.


Nuestras Prácticas